Reflexión

No estaba segura de hacer esta entrada.
La semana pasada fue una semana de las que podemos denominar como duritas.
Tenía que estar pensando en preparar mis encargos, y también los kits para el taller que impartí el sábado, pero tuve distracciones, malas distracciones.

No me puedo quejar, recibo numerosas solicitudes de amistad, que acepto encantada.
Contesto a preguntas siempre que puedo, me gusta ser útil a las personas que comienzan este hobby y tienen dudas.
Los que me conocen saben como soy.

Y de esa manera comenzó todo. Una persona que me conoció a través de un grupo de Facebook me solicitó amistad.
Luego vinieron las preguntas, sobre algunos de mis álbumes, de mis libros de firma de comunión… y que contesté encantada, pensando también que era para uso personal.

Y luego me entero que en un grupo privado de Facebook oferta talleres con un collage de mis fotos de libros de firma de comunión… obviando que no son suyas… sin permiso… sin ningún pudor.
Y me duele…
Me molesta tanta falsedad, tan poca creatividad, tan poca honestidad.
Son mis fotos… pero no es mi publicación:

NodebesCopiar

Cuando hago una publicación de un álbum para un taller no pongo todas las fotos. Si las pusiera todas, que quedaría de efecto sorpresa para las chicas que vienen a mis talleres.
Además preparar un taller no es cosa de 2 días. Es buscar la colección, visualizar el álbum, comenzara a pensar, a crear,…buscar la manera de que ese trabajo sea único, y sobre todo porque lo has creado de tu de muchas pensadas.
Cuidando los detalles de cada página, de la portada,… porque sabes que las chicas que vengan a tu taller crearán (más o menos) una réplica de la que se tienen que sentir orgullosas.
Preparo los talleres con mucho cariño. No es cuestión de coger una colección, 2 adornos y meterlos en una bolsa. Eso no es un kit. Eso lo puede hacer cualquiera.
A veces me planteo seguir con los talleres. Dan mucho trabajo que me impiden crear más proyectos personales o por el simple hecho de crear o de experimentar.
Y si sigo es por las alumnas que están ahí entusiasmadas por cada taller, esperando el siguiente con ilusión. Y me obliga a dar lo mejor en el siguiente para no defraudarlas.

Cuando hago una publicación de un álbum que no es para un taller, que es para un encargo o un regalo podéis comprobar que pongo las fotos. Bien visibles, para que se vean todos los detalles.
Porque al igual que yo hace ya varios años, tuve unos comienzos y buscaba inspiración en los trabajos de otras artistas.
Además de tener blog, estoy en varias redes sociales. Me podéis encontrar en Facebook, Pinterest e Instagram.
No quiero ser presuntuosa por decir que pienso que gustan mis trabajos. Creo que casi 400.000 visitas, más de 3.000 mensajes en mi blog, casi 800 Me gusta de mi página de Facebook, trabajos pineados en Pinterest… hablan por sí solos.
Y estoy muy orgullosas de mis alumnas a las que he visto crecer conmigo, que no solo se han limitado a venir a mis talleres, lo cual es un honor, si no que ves como hacen sus propias creaciones. Han despegado. Son creativas.
También aprovecho la ocasión para dar las gracias. Principalmente en mi muro y en el grupo de Facebook de Cinderella he encontrado estos días mucho apoyo y palabras de ánimo.

Seguiré creando y mostrando mis trabajos porque me gusta.
Son muchas las chicas que me escriben para decirme que viendo algunos de mis trabajos harán uno para su madre, hijos, sobrinos y eso me halaga enormemente.
Si os sirve de inspiración a unas pocas, me doy por satisfecha.
Siempre buscad inspiración, sobre todo si veis que no llega, aunque a veces es encontrar el momento adecuado, quizás esperar unos días, hojear los papeles, los adornos hasta dar con lo que buscáis, colocando y moviendo los elementos hasta que encontréis la composición que os guste.
Buscad inspiración, cread pero por favor NO COPIEIS.