Ya tengo mi cuadro

Hace mucho tiempo, más de diez años que hago manualidades. Y siempre, al empezar septiembre me propongo hacerme un cuadro para el salón de mi casa. Como tantos buenos propósitos, siempre era pospuesto por otros entretenimientos…

Al fin lo conseguí y es más, ya está colgado en el salón.
En un estilo moderno y compuesto por 5 bastidores está unido con anclajes.
Inicialmente están desmontados.
A cada uno de ellos se le aplica pasta tapa-grietas, más económico que el estuco, y en este caso con resultado bastante aparente.
Para ello utilizamos media tarjeta de plástico de esas que dejan de sernos útiles, pero que no tiramos por un “por si acaso” bastante conocido.
El segundo, cuarto y quinto bastidor he utilizado una plantilla con algo más de grosor que las normales. Fijándola con cinta de carrocero, la llenamos con pasta utilizando de nuevo la tarjeta. Retiramos la plantilla con cuidado y dejamos secar.
Para las flores del tercer y cuarto bastidor he utilizado otra plantilla, en este caso al ser más fina, el resultado también lo es y hay que tener mayor cuidado al aplicar la pasta.
Los colores utilizados: blanco, gama grises, chocolate, ocre y siena. (colores de pintura Americana).
En el segundo bastidor he utilizado la última plantilla, pero con la técnica de estarcido con color chocolate.
En un pequeño recipiente he mezclado pasta tapa-grietas con un pelín de negro hasta conseguir una mezcla uniforme. Con la pasta obtenida de color gris rellenamos una jeringuilla y en unos casos marcando con lápiz y en otros casos a mano alzada realizo el resto de dibujos, ramas, espirales…
Una vez seco, en las espirales, ramas y flores del bastidor central he aplicado pegamento especial para foil. Y pasados unos minutos he aplicado foil para que el resultado quede más brillante.
Los cantos de los cuadros los he pintado con color chocolate y barnizados con barniz Satin. Dos manos.
Una vez montado el cuadro lo he barnizado con barniz mate en spray. Dos veces.
Es un cuadro laborioso, pero que creo ha merecido la pena.